Solo libros en papel.

    Mariano Granizo,

    Días de gracia

    1ª ed. Buenos Aires: 17grises editora, 2018.

    120 p.; 14 x 22 cm. – (narrativa)

    ISBN: 978-987-1724-31-4

     

    «La narrativa de Granizo evoca dioses desterrados por “lo contemporáneo”: Viñas, Correas, Saer, Rivera y la nouveau roman. Sus relatos apuestan siempre a lo anacrónico, a lo sinuoso, y son muy poco complacientes con las modas que rigen el dogma de “lo que hay que leer”.

    El fraseo de su prosa es extemporáneo y, por eso mismo, profundamente actual. Seducido entre la oralidad popular y la deriva del alto formalismo, en sus relatos Granizo escribe y borronea (la escritura alude siempre a un cuerpo, al acto físico de su presencia) el rastro escrito; lo que queda es esa imagen imprecisa, levemente contorneada, donde los hechos se disuaden y se pierden en la espesura de lo real hasta volverse ominosos. Ese pantano, ese vasto territorio sin ley y sin nombre, es un espacio de excepción. Allí puede ocurrir de todo: afecciones, metamorfosis, fugas. Una persecución puede terminar en la muerte, una huida puede conducir a ninguna parte, una relación amorosa puede deshacerse en fatalidad.

    La metáfora del mundo de Granizo no es blanda ni es optimista. Tampoco él busca presentarse como “fino de tejedor”; el suyo es un arte del golpe y el acomodo, del gesto y el desparpajo, del cuerpo cuando choca pesado contra otro».

    (Fernando Krapp)

    Días de gracia - Mariano Granizo

    $2.450,00

    Ver formas de pago

    Calculá el costo de envío

    Mariano Granizo,

    Días de gracia

    1ª ed. Buenos Aires: 17grises editora, 2018.

    120 p.; 14 x 22 cm. – (narrativa)

    ISBN: 978-987-1724-31-4

     

    «La narrativa de Granizo evoca dioses desterrados por “lo contemporáneo”: Viñas, Correas, Saer, Rivera y la nouveau roman. Sus relatos apuestan siempre a lo anacrónico, a lo sinuoso, y son muy poco complacientes con las modas que rigen el dogma de “lo que hay que leer”.

    El fraseo de su prosa es extemporáneo y, por eso mismo, profundamente actual. Seducido entre la oralidad popular y la deriva del alto formalismo, en sus relatos Granizo escribe y borronea (la escritura alude siempre a un cuerpo, al acto físico de su presencia) el rastro escrito; lo que queda es esa imagen imprecisa, levemente contorneada, donde los hechos se disuaden y se pierden en la espesura de lo real hasta volverse ominosos. Ese pantano, ese vasto territorio sin ley y sin nombre, es un espacio de excepción. Allí puede ocurrir de todo: afecciones, metamorfosis, fugas. Una persecución puede terminar en la muerte, una huida puede conducir a ninguna parte, una relación amorosa puede deshacerse en fatalidad.

    La metáfora del mundo de Granizo no es blanda ni es optimista. Tampoco él busca presentarse como “fino de tejedor”; el suyo es un arte del golpe y el acomodo, del gesto y el desparpajo, del cuerpo cuando choca pesado contra otro».

    (Fernando Krapp)

    Mi carrito